Hacer un Road Trip por Islandia en 10 días

#Itinerario: 11 días de road trip por Islandia

Inolvidable viaje. Si estás pensando en hacer un road trip por Islandia te recomiendo este itinerario. Da la vuelta completa por la isla en 11 días descubriendo los paisajes naturales más verdes del planeta. De todas maneras, anda preparado para enfrentar un frío crudo. Lleva un buen saco de dormir y prepárate para vivir la linda experiencia de acampar en “el centro de la Tierra”. Si quieres saber más de este recorrido, no olvides leer el reportaje “Islandia íntima: las rutas de la tierra de hielo”, publicado también en la revista Mosso Life.

Día 1: Reykjavík

El primer día fue recorrer un poco Reykjavík pero, también, preparar todo lo necesario para el road trip que comenzamos al día siguiente. Por lo mismo, fuimos a buscar el GPS y la carpa que arrendamos al centro de la ciudad. Entremedio almorzamos 3 slices de pizza en un local llamado Deli i. Los 3 trozos costaron 300 ISK ($1.700 o USD 2.05) y luego fuimos al supermercado Bonus, donde compramos algunos alimentos necesarios para los primeros días de camping: fideos, arroz, aceite, sal, productos en lata, fósforos, etc. Toda esa compra fue de 7.200 ISK ($40.600 o USD 49.20).

¿Han escuchado hablar del hot dog islandés? Se llaman Pylsa Gogos, es un snack típico y mucha gente lo encuentra “el más rico del mundo”. Tiene salchicha, cebolla frita, cebolla fresca, kétchup, mostaza y salsa remoulade. ¡Es muy sabroso! Puedes comprarlo en el centro de la ciudad por 770 ISK ($4.300 o USD 5.27, incluye bebida).

Día 2: Camino a Vik

Salimos a las 8:20 am desde Reykjavík a Vik, un viaje de 2 horas 30 minutos, pero que tiene algunos highlights en el camino en los cuales hay que parar. Uno de ellos es Kerid, un cráter volcánico de 55 mts de profundidad y de 3 mil años de antigüedad. Verlo y bajar hasta él es gratis y son aproximadamente 30 minutos de visita. Luego seguimos hasta Selfoss, una ciudad donde aprovechamos de comprar balones de gas para nuestro anafe. Cada uno costaba 795 ISK ($4.500 o USD 5,42) y son de 190 gr.  Acá también echamos bencina: 30 litros (medio estanque) costó 4.178 ISK ($23.500 o USD 28,50).

Seguimos camino a las tres primeras cascadas de este road trip por Islandia. Primero una pequeña llamada Urridafoss y luego paramos en Seljalandsfoss, esta última muy entretenida porque te puedes parar detrás de ella y quedas empapado. La tercera fue Skógafoss, una de las caídas de agua más populares. Acá considera por lo menos una hora, pues es una cascada grande y a la que hay que subir hasta una especie de terraza para verla desde arriba. El paisaje es maravilloso. Cabe destacar que todas estas atracciones naturales son gratuitas.

Continuando desde acá al primer destino final, también te puedes detener unos minutos en Dyrhólaey, parte más austral de la zona continental del país. Es un espacio abierto donde corre mucho mucho viento y desde donde vez una roca gigante con un orificio al centro, es un arco natural muy bonito para tomar la foto y seguir hasta Reynisfjara, más conocida como “la playa negra”, una de las tantas locaciones de Game Of Thrones. Esta playa es considerada tremendamente peligrosa por las fuertes olas que revientan en ella. De hecho, está prohibido pararse dándole la espalda.

Finalmente llegamos a Vik a las 18:15 hras. El camping costó 1.500 ISK cada uno la noche ($8.500 o USD 10,23). Tenía una cocina común equipada con microondas, lavalozas, hervidor y wi-fi. Por supuesto, también tiene duchas. Ducharse con agua fría es gratis. Ducharse con agua caliente cuesta 200 ISK ($1.130 o USD 1,36). Vik es muy lindo, demasiado pintoresco. Pero durante la noche corrió muchísimo viento. A las 7:00 am ya estábamos fuera de la carpa.

Día 3: Camino a Höfn

Desde Vik, seguimos camino a Höfn para pasar la noche en un nuevo camping, Luego de 20 minutos de haber partido, paramos en Mýrdalssandur  y en Laufskálavarda, un conjunto de montones de piedra (“Kairn”) que la gente ha ido construyendo para la buena suerte. El origen es del año 894, cuando el volcán Katla arrasó con todo. Otra atracción que no puedes dejar de hacer por este camino es Fjadrarglgjufur, un tremendo cañón con varias cascadas muy lindas. Hay que hacer un trekking suave de 30 minutos ida y otros 30 de vuelta, aprox. Al final de la caminata hay una especie de terraza desde donde se pueden tomar fotos increíbles.

Luego seguimos directo hasta Jökulsárlón, el lago glaciar de 26 km cuadrados que forma parte del parque nacional del Vatnajökull. Aquí, hicimos un tour de 40 minutos en un bote anfibio. ¡Vale mucho la pena, es muy entretenido! Desde aquí, Köfn se encuentra a 1 hora 15 minutos. El camping era muy bueno. Costó 3.000 ISK por los 2 ($16.900 o USD 20,45). Contaba con cocina, baños y duchas calientes, las que se pueden usar comprando fichas. Cada ficha de agua caliente costaba 50 ISK y duraba 2 minutos ($280 o USD 0,34). Nosotros compramos 3 para cada uno y sí, te puedes duchar en 6 minutos.

Día 4: Camino a Egilsstadir

El punto final de este día era Egisstadir. El camino hasta allá era maravilloso. Con mucha curva, hay que ir atento, pero muy lindo. La primera parada fue Djúpivogur, uno de los tantos pueblos pesqueros de este sector. Luego seguimos hasta Breiddalsvik, también zona pesquera. Estacionamos en ambos y caminamos 20 a 30 minutos para sacar fotografías o tomarnos un café.

Hicimos un pequeño desvío: continuamos a Reydarfjördur y a Eskifjordur y, desde ahí, nos desviamos a Neskaupstadur, un pueblo donde se respira calma, ¡no vuela una mosca! Es precioso, la vista es espectacular. Dimos una vuelta en el auto y luego estacionamos para entrar a una cafetería y calentar el cuerpo (hacía muchísimo frío). Estuvimos cerca de una hora y volvimos a Eskifjordur para continuar a Egilsstadir. Llegamos pero en el camping no había nadie, por lo que no teníamos a quién pagarle y eso nos complicaba, ya que a la mañana siguiente partíamos muy temprano.

Rápidamente miramos el mapa y a 25 minutos desde ahí se encontraba, por lo que partimos hacia allá. Encontramos un camping súper bueno pero algo más caro: 1.600 ISK por persona la noche ($9.000 o USD 10,90), más 100 ISK la ficha de agua caliente de un minuto y medio ($562 o USD 0,68). Debo admitir que esa noche el frío fue insoportable y decidimos dormir en el auto.

Día 5: Camino a Hlid

6:45 am ya estábamos en las duchas. Salimos temprano porque a las 12:45 teníamos que estar en Húsavík para el tour de avistamiento de ballenas y, desde ahí, son 3 horas. Antes, pasamos por Dettifoss, una potente y popular cascada de Islandia. Para llegar a ella, hay que desviarse por una ruta un tanto complicada porque es de tierra y muy irregular, pero se puede. Luego de un par de fotos, seguimos a Húsavík y comenzamos el tour. Fueron 40 minutos de navegación mar adentro hasta que llegamos a puntos estratégicos donde ver las ballenas. ¡Vimos 6! Fue maravilloso, incluso vimos una saltar. Todo duró cerca de 3 horas.

Arriba del barco hacía un frío terrorífico. De hecho, para combatirlo, la empresa del tour te pasa un overol muy grueso para vestir durante el paseo. A las 16 horas continuamos hacia el lago Myvátn, específicamente al camping ubicado en Hlid, donde llegamos luego de 2 horas de viaje. Este sector, hasta hoy, se abastece de agua termal, ya que Islandia funciona con energía 100% renovable. Por lo mismo, en este camping uno abría el agua caliente de la ducha y salía un olor a huevo podrido muy fuerte por el sulfuro.

El camping incluía internet, una cocina cerrada (tipo quincho), baños con calefacción y ducha con agua caliente. Por los dos nos cobraron 3.500 ISK la noche ($19.700 o USD 23,87), y además, tuve que pagar 100 ISK para cargar mi celular.

Día 6: Camino a Akureyri

A las 10 am seguimos nuestro camino para llegar hasta Akureyri. Pero antes, paramos en el cráter Víti, que se encuentra a un costado del volcán Krafla. Para llegar hasta él, hay que pasar por una planta de energía geotermal, encargada de abastecer con agua caliente y de forma natural a la zona. ¿Cómo lo hacen? Extraen el agua de las cámaras de magma que hay en cada volcán.

Luego continuamos hasta Hverir, sitio geotérmico donde hay un montón de fumarolas. Acá sí que el olor es demasiado fuerte, pero el lugar merece la pena visitarlo. Después, llegamos a Grjótagjá, la cueva donde se grabó la mítica escena de Jon Snow e Ygritte, de Game of Thrones. Continuamos hasta la península de Höfdi, donde hay un bosque con varios caminos para pasear. Puedes llegar hasta la cima de uno de ellos y tener una linda vista del lago Myvátn.

Siguiendo la ruta, llegamos hasta Dimmuborgir, una zona de campos volcánicos con lava petrificada. Luego seguimos hasta el cráter de Hverfjall, que mide cerca de 1 kilómetro de diámetro. Desde ahí, nos fuimos a Godafoss, la “Cascada de los dioses”, otra de las populares del país y la que más me gustó. Antes de llegar a Akureyri pasamos a Jolagardurinn, donde está la famosa tienda de Navidad ambientada como la casa del Viejo Pascuero (Papá Noel). Se encuentra a 15 minutos aprox. del centro de Akureyri, donde finalmente decidimos dormir en un guest house porque llovía a cántaros y hacía demasiado frío.

Día 7: Camino a Hverinn

Salimos del guest house a las 11:00 am para continuar el road trip por Islandia rumbo a Hverinn, no sin antes conocer el centro de Akureyri y su jardín botánico (que es muy bonito). Luego seguimos hasta la clásica postal de Islandia: las casas con pasto en su techo, en Glaumbaer. Paseamos, tomamos un par de fotos y continuamos hasta el camping de Hverinn, el más malo de los que hemos estado, aunque el agua caliente era gratis. Cada uno pagó 1.500 ISK ($8.450 o USD 10,23) pero el lugar no era lo mejor para pasar la noche, no tenía comodidades.

Como nos pasó prácticamente siempre que queríamos cocinar, el viento y el frío impedían que esto resultara un proceso expedito. La anafe nos falló casi siempre en nuestro road trip por Islandia y nos costaba mucho dar con el punto exacto para que no le llegara el viento a la llama. En este camping, el dueño nos pasó agua hervida para lograr hacer un arroz. ¡Nos demoramos una hora y media en cocinar arroz con salchichas y salsa de tomate! En este lugar, eso sí, aprovechamos de lavar y secar ropa (500 ISK cada uno o $2.815 o USD 3,41).

Día 8: Recorrido de península / Noche en Oláfsvík

Luego del insuperable frío, un bonito sol y cielo despejado nos despertó en el 8vo día de road trip. Desde Hverinn, nos fuimos a Barnafoss y Hraunfossar, dos cascadas poco populares y poco visitadas, pero muy bonitas y que merecen el tiempo. Continuamos desde ahí a Stykkishólmur, un puerto desde donde sale un barco que cruza a los fiordos del oeste. A las 12:40 llegamos a Grundarfjördur, a 40 minutos desde el puerto mencionado. Es un pueblo chiquitito, pero muy pintoresco como todos los de este país. Luego seguimos a Kirkjufell, o la “Church Mountain”, por su forma similar a una iglesia. Si eres fanático de Game Of Thrones, vas a reconocer a esta montaña como otra de las tantas locaciones islandesas de la serie.

El recorrido por la península incluye también paradas en: Hellissandur, Hellnar, Arnarstapi, Raudfeldargjá y Sönghellir (una cueva a la que se llega por un camino bastante más complejo de lo normal, no todos lo logran), para luego retroceder a Oláfsvík, donde estaba el camping. Esa ruta dura cerca de 45 minutos y es realmente linda. Entremedio de montañas y, a ratos, paisajes con nieve. Hay que hacerla con calma pero vale demasiado la pena. Es la ruta que más me gustó de todo el viaje.

El camping en Oláfsvík estaba muy bueno, muy bien equipado. Nos costó 1.100 ISK ($6.200 o USD 7,50), el más barato del road trip. Tenía una cocina completa, mesas tipo quincho y duchas con agua caliente (que se acababa rápidamente).

Día 9: De regreso a Reykjavík

6:45 am ya estábamos en las duchas para alcanzar a bañarnos con agua caliente (había mucha gente en el camping). Salimos a las 7:30 am hacia la primera parada de regreso a la capital islandesa: Borgarnes, a 2 horas de Oláfsvík. Ahí nos tomamos un café en una estación de servicio muy grande y entramos un poco en calor tomando desayuno.

Desde ahí, seguimos hacia Thingvellir, un reconocido Parque Nacional declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2004. El estacionamiento costó 500 ISK y la entrada al baño, 200 ISK. Es un parque muy grande, donde se puede ver el punto donde las placas continentales americana y euroasiática se fracturan. Caminamos cerca de 2 km hacia adentro.

Desde Thingvellir, la ruta sigue hacia Gullfoss, la última de las cascadas más populares de Islandia y la más grande. Desde un punto a otro fue 1 hora 10 minutos de viaje aproximadamente. En Gullfoss hay que estar por lo menos 40 minutos, porque hay que caminar más que en las otras y tiene una tienda de souvenirs muy entretenida. Desde Gullfoss, a 15 minutos en auto, se encuentra Geysir, una zona geotérmica donde está el Gran Geysir, uno de los geisers más grandes del mundo, además del geiser Strokkur.

Cerca de las 16 horas tomamos rumbo hacia Reykjavík, un viaje de 2 horas desde nuestra última parada. Llegamos al camping de Hafnarfjördur, a 15 minutos en auto del centro de la capital. Costó 1.700 ISK por persona la noche ($9.600 o USD 11,60), tenía lavadoras, wifi y baños con agua caliente, pero no cocina.

Día 10: Reykjavík

Día espectacular, ¡cero nubes y mucho sol! Perfecto para recorrer la ciudad. Pero antes, fuimos a lavar el auto para entregarlo impecable al día siguiente. Luego, nos fuimos al centro y estacionamos cerca de la iglesia Hallgrímskirkja, la que aprovechamos de subir (900 ISK cada uno, $5.000 o USD 6,10). Paseamos por librerías, fuimos al Harpa, conocimos algunas plazas, entramos a distintas tiendas y comimos en un “Ginger”, supermercado que vende comida hecha, como wraps, ensaladas, sushi, etc. Para despedirnos de la ciudad, nos fuimos a tomar unas cervezas a “The Dubliner”, un pub irlandés donde aprovechamos de ver el partido de Liverpool contra Sevilla (empate a 2) por la Champions League. Cada cerveza nos costó 800 ISK en happy hour ($4.507 o USD 5,45). Nos fuimos a pasar nuestra última noche al guest house “Alba” para dormir calientitos y descansar como corresponde.

Día 11: Blue Lagoon y fin del road trip por Islandia

El guest house incluía desayuno: pan, fruta, café, jugo, de todo. A las 14 horas teníamos nuestro ticket para entrar a Blue Lagoon, las relajantes piscinas termales ubicadas cerca de Grindavík. Pero antes, aspiramos el auto y pasamos a dejar los equipamientos de camping que arrendamos.

Nuestro ticket a Blue Lagoon no incluía toallas, pero es recomendable tener, por lo que pagamos un poco más por ellas en el mismo lugar. El complejo es increíble. Full relajo, moderno y bien equipado. Estuvimos ahí hasta las 16 horas, para luego dirigirnos al aeropuerto, donde entregamos el auto. Así concluimos nuestro road trip por Islandia: despidiéndonos del frío y los paisajes verdes para tomar un avión rumbo al gentío y las sangrías: ¡Barcelona!

***

¿Te gustan los road trips? ¡No dejes de ver el itinerario por Albania y cómo recorrer este país en auto durante 6 días!

Publicado en Itinerarios.